Friday, November 20, 2015

Paz en París y el Mundo

Es terrible lo que pasó en París. Lloro en simpatía profunda.

Sin embargo, yo no odio ni traqueteo el sable pidiendo guerra. ¿Por qué? Como escribió el líder budista, Daisaku Ikeda,


Tokio después de Allied bombardeo (marzo de 1945) Foto: daisakuikeda.org
"Nada es más bárbara que la guerra. Nada es más cruel. . . Nada es más lamentable que una nación está arrastrado por tontos."

 

Ikeda, quien creció durante la guerra mundial II en Japón, ha dedicado su vida a poner fin a la guerra y criar la paz a través de un proceso llamado "revolución humana". 

En el primer volumen de su serie de novelas La Nueva Revolución Humana, Ikeda cita el gran pacifista, Mahatma Gandhi.
Gandhi llevó la India a la independencia a través de los métodos no violentos de desobediencia civil. Foto: Wikimedia
 
 ". . . Gandhi proclamó que el 'poder del espíritu' es más fuerte que cualquier. . . bomba. Para transformar este siglo de guerra en un siglo de paz, debemos cultivar el poder inherente ilimitada de la vida humana. Esta es la 'revolución humana'. . ."

El concepto de la revolución humana Ikeda basa en los escritos del reformador budista japonés del siglo XIII,  Nichiren Daishonin.


 

Nichiren, basado a su estudio profundo de las enseñanzas (sutras) del Buda, él criticó a la gente poderoso de su país por sus creencias y suposiciones, porque aquellos estaban causando daño a la gente. 

Las creencias y suposiciones erróneas, según él, fueron las causas de los disturbios civiles, los ataques de países extranjeros, condiciones climáticas extremas, y las epidemias que dejaron los cuerpos apilados como leña en su país de Japón.

 

¿Cuáles eran aquellas creencias y suposiciones erróneas?  
¿Las siguen siendo ahora, causando miseria en el mundo de hoy?  
¿Y que fueron las creencias y suposiciones correctas que dijo Nichiren haría la paz y felicidad?

Las creencias erróneas y los supuestos en general eran que la humanidad era una jerarquía, donde los de arriba tienen derecho a manipular a los demás con el fin de mantener su propia posición privilegiada de poder, no importa cuánto sufrimiento que causaron. 

¿Estas creencias y suposiciones aún hoy estan causando la miseria? La respuesta es obvia: Sí.

 

¿Qué creencias y suposiciones dijo Nichiren fueran correctas, por causar la paz y la felicidad? 

 Citó el Sutra del Loto, alegando que todos los humanos son iguales. Todos estamos interconectados con todo, hasta la partícula más diminuta de polvo, en la gran y sagrado misterio llamado "Vida".

Curiosamente, estas creencias y suposiciones son compartidas por todas las culturas indígenas que conozco, especialmente las culturas de cazadores-recolectores que han vivido de forma sostenible en este planeta durante miles de años.


Algunas personas destilan estas creencias y supuestos correctos en la frase "Somos Uno".


Despierta a esta realidad de nuestra interconexión, unidad, y igualdad, estamos llamados Budas - los despiertos. Despierta a nuestros atributos de Buda -- el coraje, la compasión y la sabiduría
ilimitada, Nichiren afirmó podemos transformar nuestras vidas, países y el mundo a un lugar de "luz eternamente tranquilo."

La violencia sólo engendra violencia. El ciclo debe terminar.


Los asesinatos en París son parte de un ciclo basado en creencias y suposiciones erróneas. 


Ahora es un momento en que podemos hacer una pausa y comenzar un nuevo ciclo - un ciclo de despertar a nuestra unidad con los demás, con nuestra Madre Tierra y de hecho todo el universo.

Enseñanzas ancestrales de muchas culturas defienden esto.

World Peace. Art: LynetteYetter.com

 

Nichiren enseñó que podemos acelerar nuestro despierto, nuestra revolución humana, con la práctica de cantar el mantra "nam-myoho-rengue-kyo" para estimular nuestra sabiduría de Buda.  

Sobre la base de esa sabiduría, tomemos medidas para hacer cambios positivos para nuestra propia felicidad y la felicidad de todas nuestras relaciones. La paz mundial.


Que el veneno de los asesinatos en París se transformó en la medicina de la paz mundial.


Como decimos en Bolivia, Jallalla. Es un término Aymara imbuido de la esperanza y la determinación de trabajar intensamente para que nuestros sueños se hagan realidad.

Y como mi maestro Lakota, Peji, me enseñó - Ho. "¡Vamos! ¡Hagámoslo ahora!"


First published in English as "Paris Attacks: Give Peace a Chance" on BlogCritics.org

No comments:

Post a Comment