Saturday, June 5, 2010

Interview: Poet Matthew Lippman, Author of The New Year of Yellow; Boston Dad Reveals His Secrets to Literary Success

The New Year of Yellow: Poems (Kathryn a. Morton Prize in Poetry)
(El articulo en español sigue el inglés)

There's this wicked cool guy in Boston who just doesn't give up on his dream. Matthew Lippman went from outcast to celebrated author of The New Year of Yellow that won the Kathryn A. Morton poetry prize. Now he is promoting his new book of poetry Monkey Bars, all the while teaching teenagers and raising babies. How does he do it? Let's ask him!

You've won a lot of prizes for your poetry. Can you tell us something about those prizes and the work of yours that they are honoring?

Thank you for saying I have won a lot of prizes. I have won a few. It’s always surreal. The big one was for my first book, The New Year of Yellow. I had been submitting my manuscript for 14 years to get my book published and then it finally received the winning prize. The other prizes were just for my poetry, in general, not a book.

How did you get into writing poetry?

When I was fifteen years old I made this conscious decision that I wanted to be a poet. But, I had already made the decision to be a poet when I was six, or so. Language was something that I loved and when I was old enough to be conscious of its power and fun, it all came together for me. It was the summer when I was fifteen, in Vermont. I would go to this dock on Miller Pond with my friend Peter and we would write poems for hours. Then, we’d go have lunch.

Lucy Plays Panpipes for PeaceCan you tell us more about being six years-old and wanting to be a poet? When I was six, I think the only poem I knew was "Mary Had a Little Lamb". What was your introduction to poetry?

I don’t know if I knew what that meant, I just knew that I loved messing around with language and I was good at it like I was good at playing baseball. I wrote some cool stuff in first grade and it just kept on going from there. I felt comfortable and “at home” writing, even when I was that young.

What is your day job?

I am a high school English Teacher. I teach Literature, Expository and Creative Writing. I also run my own on-line Poetry One-to-One Courses. I run eight week courses with individuals on the art of writing poetry. (Here is a shameless plug for my business. My website is www.matthewlippman.com)

So you became a poet and an English teacher. What life path did your poetry partner Peter take in life?

I believe he became a graphic artist and moved to Scandinavia. The last time I saw him, I believe, was when we were 17.

How does your family feel about being the subject of some of your poems?

They love it. Especially my five-year-old. My wife likes the ones about homebirth. My five-month-old chews on plastic toys.

What was your childhood like?

It was a weird mixture of being totally fun and difficult.

Espiritu Incaico / Inka SpiritWould you be willing to elaborate? I think many of us sometimes feel that the difficulties in our life are preventing us from fulfilling our dreams. What has been your experience? What is your philosophy, your mindset, regarding the totally difficult stuff that life drops on us?

When I was a kid I felt like a bit of an outcast and, at the same time, this incredible need to fit in. I did this “fitting in” by being funny. Outrageous. A bit out-of-my-mind in social situations. People were drawn to that and I felt “loved,” if you will, or embraced. But, it always felt empty. When I retreated from these situations I needed something that I felt I could only get from myself, some kind of internal conversation to help me work out my nuttiness, the thoughts in my head, the feelings in my chest that burned me up. I found language. I found music. I did not have a gift for music and did, a bit, for language. My childhood, like anybody else’s, was full of rich experiences and ones that flat out sucked. Family life was hard and soft all at once. I spent time in my house feeling both part of a family and then, not. So, there was this wicked contradiction that played a big part in my unrest, in my quest for identity. Poetry, writing, helped me to get some of that identity, find some confidence in myself, and I have been on the path ever since.
One thing is true about my poetry “career” is this: I have persevered. And perseverance is a beautiful thing. It pays off, really. So, that is part of my philosophy. I have always believed in my voice and whether people embrace it or not, eh, well, it’s a crapshoot. For a long time no one really paid much attention. Lately, a lot of people have been paying attention. Not much has shifted though, in my work, except for craft. So, yeah, stay on the path. Especially when it is gorgeous.

Who or what have been the biggest influences on your life choices? Who have been your mentors (living, dead, fictional, etc)?

I had a European History teacher in high school who taught me how to read Eliot’s The Wasteland. He was one. My wife, Rachel, has had a profound and poignant impact on my life and writing. Bob Dylan gave me the juice, but he probably gave that juice to a lot of people. Led Zeppelin, too. The Bible. Tony Hoagland and Gerald Stern and my good and dear friend, Michael Morse, a deeply talented poet himself. Matthew Dickman, another poet friend and Jen Woods, the visionary publisher of my next book. There are a lot more, I’m sure, but I’ll end with my kids — Natalie and Eliana — who break open the door every night when we are in the deepest sleep.

What words of advice do you have for someone, young or old, who dreams of writing poetry?

Just write, every week, four times a week. At least.

What else would you like the readers to know?

That poetry should be fun — to read, to write. It should get people fired up, make them laugh, make them pee in their pants, cry, cackle, weep, love, dance, oh yeah, especially that, to dance.

What are favorite poems of other poets that inspire you and make you want to dance?

Here are a few: Adrian Blevins’ "Still Life With Peeved Madona", Matthew Dickman’s "All-American Poem", Frank O’Hara’s "Memorial Day 1950", Etheridge Knight’s "Feelin’ Fucked Up", Juan Felipe Herrera’s "187 Reasons Why Mexicano’s Can’t Cross The Border", and to wind it up, Anne Sexton’s "451 Mercy Street".

Thank you, Matthew!
And here's a sneak-preview poem from his new book, Monkey Bars, due out in October from Typecast Publishing -


LIKE LIZARDS

The madness of having children is that they don’t go away.
I want them to — to the park for twelve years
or to college when they are ten —
even the ones who haven’t arrived.

Don’t slide out just yet, give me six more days of silence
to watch 24 episodes in one continuous loop
so I can pretend I’m some white trash, rogue hero
who can save the world.

My wife tells me that I have already saved the world.
Look at your daughter.
Then her airplane, the one she drew orange yellow purple,
takes off and flies around the living room.
Want to get on, Papa?
Damn straight I do,
fly to South America and walk the jungle.

And I know Rachel is right,
at three o’clock in the morning –
that birth is a weird sort of stupid salvation
we can’t flee --
but still, I can’t return my daughter to K-Mart
when she blows a gasket and falls apart into a ball smoke.
I can’t scream, Stop burning my eyes out
with your four year old
branding iron.

And the one we think is in Rachel’s belly,
what I am supposed to do with that?
It’s a boy, I say and she says,
It’s a boy
and then I know I’m fucked,
can’t even hammer a nail into a 2x4 to save my life,
how the hell am I supposed to teach him
to beat the shit out of muscle zombie bullies
who scare him into corners, lockers,
shopping carts
they then push down a hill?

I’m coming to get you, I scream, I am,
but think I will never get there
because the whole world is one big attack dog schoolyard--
a black, Jew, Puerto Rican calypso drum block party
that won’t stop.
Tell me,
how am I supposed to teach him to dance and be still
all at once?

I know I will wish that he disappear when he bombs his sister’s room
with his little dick
then sticks a tennis ball packed with C-4, pineapple, and mud
down the toilet;
have wished it already;
wished that he float out of Rachel’s body
into the positive and negative ions of out there
before he gets right here.

But then, earlier, I saw this fire engine in the driveway
of a fire house
and had this flash-dream that he and I were on it,
blowing the horn, blasting the red machine down the avenue
to the blaze,
to jump off the truck before it stopped,
to run inside the building and grab those trapped kids in the corner room
who couldn’t get away from the grey smoke
as it crept
like lizards
up their burning cheeks.
 
First published as Interview: Poet Matthew Lippman, Author of The New Year of Yellow,
Boston dad reveals his secrets of literary success on blogcritics

(TRADUCCION BORRADOR HECHO POR translate.google.com)

13 de abril 2010

Entrevista: Poeta Matthew Lippman, autor de El Año Nuevo del Amarillo (The New Year of Yellow)


Aquí está este pata chevere de Boston, que simplemente no se da por vencido en su sueño. Mateo Lippman pasó de paria al célebre autor de El Año Nuevo del amarillo que ganó el premio de poesía Kathryn A. Morton. Ahora está promocionando su nuevo libro de poesía Mono Bares, al tiempo que la enseñanza de los adolescentes y criando bebés. ¿Cómo lo hace? Vamos a preguntarle! (Fotografía digital alterar por Lynette Yetter)

P. Usted ve "ganó muchos premios por su poesía. ¿Puede decirnos algo sobre los premios y la labor de los suyos que están honrando?

A. Gracias por decir que he ganado muchos premios. He ganado algunos. Siempre es surrealista. La grande fue para mi primer libro, El año nuevo de amarillo. Yo había sido la presentación de mi manuscrito de 14 años en mi libro publicado y entonces finalmente recibió el premio ganador. Los otros premios fueron sólo para mi poesía, en general, no un libro.

P. ¿Cómo entró usted en escribir poesía?

A. Cuando yo tenía quince años me ha tomado esta decisión consciente de que quería ser un poeta. Pero, yo ya había tomado la decisión de ser poeta cuando tenía seis años, más o menos. El idioma era algo que me encantó y cuando tuve la edad suficiente para ser consciente de su poder y diversión, todo tuvo sentido para mí. Fue en el verano cuando tenía quince años, en Vermont. Me gustaría ir a este muelle en Miller Estanque con mi amigo Pedro y que necesitamos escribir poemas durante horas. Entonces, nos íbamos a comer.

P. ¿Puede decirnos más acerca de ser seis años de edad y con ganas de ser poeta? Cuando tenía seis años, creo que el único poema que yo sabía era "Mary Had a Little Lamb". ¿Cuál fue su introducción a la poesía?

R: Yo no sé si yo sabía lo que eso significaba, sabía que me encantaba jugar un poco con el idioma y yo era bueno en eso como si yo fuera bueno en jugar béisbol. Escribí algunas cosas interesantes en el primer grado y seguí yendo de allí. Me sentí cómodo y "en casa" por escrito, incluso cuando yo era tan joven.

P. ¿Cuál es su trabajo diario?

A. Soy una escuela secundaria de Profesores de Inglés. Enseño literatura, expositivo y Escritura Creativa. También dirigir mi propia línea de poesía de uno a uno "Cursos. Corro ocho cursos de la semana con individuos en el arte de escribir poesía. (Aquí hay un enchufe descarado de mi negocio. Mi página web es www.matthewlippman.com)

P. ¿Así que se convirtió en un poeta y un profesor de Inglés. ¿Qué camino de la vida hizo su socio Peter tomar la poesía en la vida?

A. Creo que él se convirtió en un artista gráfico y se mudó a Escandinavia. La última vez que lo vi, creo yo, cuando éramos 17.

P. ¿Cómo se siente su familia por ser el tema de algunos de sus poemas?

A. A ellos les encanta. Especialmente a mis cinco años de edad. Mi esposa le gusta acerca de los partos en casa. Mis cinco meses de edad, mastica juguetes de plástico.

P. ¿Cuál fue tu infancia?

R: Fue una mezcla extraña de estar totalmente divertido y difícil.

P. ¿Estaría usted dispuesto a elaborar? Creo que muchos de nosotros a veces siento que las dificultades en nuestra vida se nos impide el cumplimiento de nuestros sueños. ¿Cuál ha sido su experiencia? ¿Cuál es su filosofía, su mentalidad, en relación con la materia que cae completamente difícil la vida en nosotros?

R. Cuando yo era niño me sentía como un poco de un marginado y, al mismo tiempo, esta increíble necesidad de encajar en este montaje que hice "en" por ser divertido. Indignante. Un poco fuera de mi mente en situaciones sociales. Las personas se sintieron atraídos por eso y sentía que "amaba", si se quiere, o abrazado. Pero, siempre se sentía vacío. Cuando me retiré de estas situaciones que necesitaba algo que yo sentía que sólo podía obtener de mí mismo, algún tipo de comunicación interna para ayudarme a resolver mis frutos secos, los pensamientos en mi cabeza, los sentimientos en mi pecho que me quemó. He encontrado el lenguaje. He encontrado la música. Yo no tenía un don para la música y lo hizo, un poco, para el lenguaje. Mi infancia, como todos los demás-estaba lleno de experiencias ricas y las que aspira al máximo. La vida familiar era duro y suave a la vez. Pasé un tiempo en mi casa sintiendo al mismo tiempo parte de una familia y, a continuación, no. Por lo tanto, había una contradicción malvados que han jugado un papel muy importante en mi inquietud, en mi búsqueda de identidad. La poesía, la escritura, me ayudaron a conseguir algo de esa identidad, encontrar algo de confianza en mí mismo, y he estado en el camino desde entonces.

Una cosa es verdad sobre mi poesía "carrera" es la siguiente: he perseverado. Y la perseverancia es una cosa hermosa. Vale la pena, de verdad. Por lo tanto, que es parte de mi filosofía. Siempre he creído en mi voz y si la gente a aceptar o no, eh, bueno, es un crapshoot. Durante mucho tiempo nadie prestó mucha atención. Últimamente, mucha gente ha estado prestando atención. No mucho ha cambiado, sin embargo, en mi trabajo, a excepción de las embarcaciones. Así que, sí, mantenerse en el camino. Especialmente cuando se es magnífico.

P. ¿Quién o cuáles han sido las mayores influencias en la elección de tu vida? ¿Quiénes han sido sus mentores (viva, muerta, de ficción, etc)?

R. Tuve un profesor de Historia Europea en la escuela secundaria, que me enseñó a leer The Wasteland de Eliot. Fue uno. Mi esposa, Rachel, ha tenido un impacto profundo y conmovedor de mi vida y la escritura. Bob Dylan me dio el jugo, pero es probable que dio el jugo a un montón de gente. Led Zeppelin, también. La Biblia. Tony Hoagland y Stern Gerald y mi buen amigo y querido, Michael Morse, un poeta muy talentoso. Mateo Dickman, otro amigo poeta y Woods Jen, el editor con visión de futuro de mi próximo libro. Hay muchos más, estoy seguro, pero voy a terminar con mis hijos - Natalie y Eliana - que abren la puerta cada noche cuando estamos en el sueño más profundo.

P. ¿Qué palabras de consejo le darías a alguien, joven o viejo, que sueña con escribir poesía?

A. Sólo tiene que escribir, cada semana, cuatro veces por semana. Por lo menos.

P. ¿Qué más le gustaría a los lectores a saber?

A. Que la poesía debe ser divertido - a leer, a escribir. Hay gente que se enciende, los hacen reír, hacen pis en los pantalones, llorar, cacarear, llorar, el amor, la danza, oh sí, sobre todo, a bailar.

P. ¿Cuáles son los poemas favoritos de otros poetas que se inspiran y dan ganas de bailar?

A. Estos son algunos: Blevins Adrian "Naturaleza muerta con Madona molesta", Dickman Mateo "Poema All-American", Frank O'Hara de "Memorial Day 1950", Knight Etheridge "Feelin 'de Fucked Up", Juan Felipe Herrera " 187 razones por las que el mexicano no puede cruzar la frontera ", y para su conclusión", Anne Sexton 451 Mercy Street ".

Gracias, Mateo!

Y aquí hay un poema sneak-preview de su nuevo libro, Mono Bares, que saldrá en octubre de Typecast editorial -

Como las lagartijas

La locura de tener hijos es que no desaparecen.
Quiero que - al parque durante doce años
o a la universidad cuando son diez -
incluso los que no han llegado.

No deslice a cabo todavía, me da seis días más de silencio
ver 24 episodios en un bucle continuo
así que pueden fingir que soy una basura blanca, héroe canalla
que puede salvar al mundo.

Mi esposa me dice que ya he salvado el mundo.
Mira a tu hija.
Luego su avión, el que ella señaló a amarillo naranja morado,
despega y vuela alrededor de la sala de estar.
¿Quieres subir, papá?
Maldita sea recta que hago,
volar a América del Sur y caminar por la selva.

Y sé que Rachel tiene razón,
a las tres de la mañana -
que el nacimiento es una especie rara de la salvación estúpido
no podemos huir -
pero aún así, no puedo volver a mi hija a K-Mart
cuando sopla una junta y se deshace en humo de un balón.
No puedo gritar, Stop quema mis ojos
con su hija de cuatro años
marca de hierro.

Y el que pensamos que es en el vientre de Raquel,
lo que supone que tengo que hacer con eso?
Es un niño, le digo y ella dice:
Es un niño
y sé que estoy jodido,
ni siquiera puede clavar un clavo en un 2x4 para salvar mi vida,
¿cómo diablos se supone que voy a enseñarle
para vencer a la mierda de zombie muscular matones
que le asustan en las esquinas, armarios,
carros de la compra
luego empuje hacia abajo una colina?

Vengo a buscarte, yo grito, yo soy,
pero creo que nunca llegar
porque todo el mundo es un patio de la escuela gran perro de ataque -
un negro, Judio, calypso puertorriqueño tambor partido del bloque
que no se detiene.
Dime,
¿Cómo se supone que le enseñara a bailar y estar todavía
todos a la vez?

Sé que voy a desear que desaparezca cuando las bombas de la habitación de su hermana
con su pequeño dick
a continuación, se pega una pelota de tenis lleno de C-4, piña, y el barro
por el inodoro;
lo han querido ya;
deseaba que subir a la superficie del cuerpo de Rachel
en los iones positivos y negativos de por ahí
antes de que llegue aquí.

Pero entonces, antes, vi este camión de bomberos en la entrada
incendio de una casa
y tenía una inflamación sueño que él y yo en él,
tocar la bocina, voladura de la máquina roja por la avenida
a las llamas,
saltar del camión antes de detenerse,
para ejecutar el interior del edificio y agarrar los niños atrapados en la habitación de la esquina
que no pudieron escapar del humo gris
ya que se deslizó
como las lagartijas
sus mejillas ardientes. 


 


No comments:

Post a Comment